PLATAFORMA TDAH

Tel. 634 412 152

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

Trastorno obsesivo compulsivo y TDAH, complica el pronóstico

E-mail Imprimir PDF
A partir de los siete u ocho años puede aparecer un trastorno obsesivo compulsivo (TOC) pediátrico. Esta enfermedad psiquiátrica, cuya prevalencia es inferior al dos por ciento, llega a presentar remisiones definitivas. Sin embargo, cuando se asocia a trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) el tratamiento se hace más complicado.
M. E. 09/02/2009
"Supone un auténtico reto para la medicina actual, porque cuando el niño mejora su calidad de atención y, de algún modo, empieza a ser consciente de sus ideas obsesivas y rituales, la aparición de un TOC complica el pronóstico", señala a CF Javier San Sebastián, jefe de la Unidad de Psiquiatría de Niños y Adolescentes del Hospital Ramón y Cajal, de Madrid, y moderador del IV Congreso Internacional Multidisciplinar sobre el TDAH, organizado por la Fundación para una Infancia y Adolescencia Saludables, que tuvo lugar en Madrid.

Los factores por los que se relacionan ambas patologías no son del todo conocidos. A su juicio, en ocasiones puede deberse a una razón genética y, en otras, porque "se da la circunstancia de que cuando hay un déficit de atención en niños, que produce problemas en distintas áreas del cerebro, éstos se vuelven controladores, obsesivos y comienzan a desarrollar rutinas que pueden acabar en rituales".

El TOC suele aparecer a edades jóvenes, un dato positivo, ya que, según San Sebastián, "en adultos supone una enfermedad crónica y un grave problema terapéutico". Este trastorno se inicia de forma insidiosa en la adolescencia. Se estima que la edad media de aparición se sitúa alrededor de los veinte años y que el 80 por ciento de los pacientes ha presentado síntomas antes de los 35. Asimismo, ocasiona un deterioro en el funcionamiento sociolaboral.
Última actualización el Lunes, 09 de Febrero de 2009 12:31